Algunas veces sale este tema en cualquier reunión de amigos, el tema de si podrías perdonar una infidelidad.

Unos tienen muy claro que no la perdonarían, otros dicen que puede que sí; y otros más, dicen que depende…. Desde luego, todas las opiniones se dicen desde el convencimiento de que eso no nos ocurrirá. Así que no dejan de ser hipótesis.

Otra cosa muy diferente es que, ocurra, y tengas que tomar una decisión real. Y eso ya no resulta tan sencillo.

Yo diría que la pregunta clave no es si perdonarías una infidelidad, la pregunta sería, ¿crees que es posible perdonar una infidelidad? ¿Con todo lo que conlleva la palabra “perdonar”?

¿Es posible perdonar una Infidelidad?

Como casi siempre, no hay una regla fija que nos sirva para todos, va a depender de cada persona. Sin embargo; las estadísticas nos dicen que una de las principales causas de separación es la infidelidad. Lo que significa que, en la mayoría de los casos, no es posible perdonarla.

Particularmente, opino que no es la infidelidad la causa de la separación. Sino que es al revés; es una ruptura en la pareja, algo que no va bien en la relación lo que hace que una persona sea infiel. De hecho, siempre ocurre así. Una de las partes no está satisfecha del todo con la relación que tiene; lo que le lleva a buscar en otra parte el cariño, el amor o el sexo.

Desde luego, lo ideal sería que si estamos en una relación con la que no estamos del todo a gusto, en la que echamos de menos algo, lo pudiéramos hablar con la pareja para intentar solucionarlo juntos. Lo cierto es que esto no es lo que se suele hacer; y cuando se hace, muchas veces no se llega a ningún acuerdo. Por lo que se termina optando por la infidelidad.

Entonces, y aunque no siempre ocurre, es posible que la otra parte se entere de esa infidelidad. Y ahora nos toca hacer hipótesis sobre lo que se haría en ese caso. Ahora toca tomar la decisión en base a la realidad. Y… ¿es posible perdonarla?

perdonar una infidelidad

Tomar una decisión

¿Se puede perdonar y continuar con la relación? ¿O por el contrario, la herida estará ahí para siempre y no hará posible que la relación continúe? ¿Merece la pena hacer borrón y cuenta nueva o es mejor romper definitivamente?

Es verdad que en algunos casos, la persona toma la decisión de centrarse en todo lo bueno que tiene; y lo que le aporta su relación de pareja. Eso, unido al amor que pueda sentir, hace posible no sólo que la relación pueda continuar; sino también que de este hecho, la pareja logre unirse más.

Pero, como ya te decía antes, esto no es lo más frecuente. Y no es lo frecuente, porque perdonar también significa olvidar, o lo que es lo mismo, ser capaz de recordar sin que duela.

También significa no hacer reproches, y no sacarlo a relucir cada vez que se discute por otra cosa. Significa volver a confiar, sin más. Y eso, no es tan fácil.

Pero, ¿por qué es tan difícil perdonar en estos casos?

Por supuesto, es doloroso enterarse de una infidelidad. El dolor de ese primer momento es normal; y durará más o menos tiempo, dependiendo de cada persona. Pero no es esa la única consecuencia, puesto que, si sólo fuera eso, sería mucho más fácil perdonarlo; dejando pasar el tiempo necesario.

El problema está en que la confianza que existía se pierde por completo. Perder la confianza se traduce en por ejemplo, que tarde un poco más en llegar a casa y se dispare la imaginación. En que si está más callado o callada de lo normal, “algo te pasa”.

La desconfianza se traduce en “quién te llamó”, cuando habla por teléfono. En, “quién te envió ese mensaje”. O en estar excesivamente vigilante con la pareja. En definitiva; perder la confianza se traduce en una serie de comportamientos, que hacen muy complicada la convivencia.

Aparte de esto, se deja de percibir a la otra persona de la misma forma que antes; como la persona ideal. Además de que se puede aprovechar casi cualquier momento para hacer un reproche por lo ocurrido; cosa que termina siendo un auténtico martirio para todos.

Por si todo esto fuera poco, es frecuente que la persona que ha sido engañada, sienta la necesidad de saber detalles de lo que ha ocurrido y no deja de hacer preguntas, a sabiendas de que las posibles respuestas le harán más daño aún.

También es frecuente que su autoestima resulte muy dañada; llega a sentir que lo que aportó en la relación no fue suficiente, con lo que aparecen los sentimientos de culpa.

Todo este cúmulo de cosas, hará que la relación ya no vuelva, de ninguna manera, a ser la que era, pudiendo convertirse en un infierno para las dos partes.

¿Que se debe valorar?

Teniendo en cuenta todo esto, cuando se trata de tomar una decisión de verdad, y no tanto de dar una opinión hipotética. Se hace necesario pensarlo con detenimiento y valorar algunas cosas.

Lo primero a valorar, sin lugar a dudas, es si los sentimientos hacia la otra persona son lo suficientemente fuertes como para superar ese bache. Si realmente lo son, se puede al menos intentar. Claro que, la otra parte también ha de querer, y también ha de sentir el amor suficiente.

Después de hacer esta valoración, hace falta hablar mucho con la pareja. Porque superar la infidelidad, tendrá que ser un trabajo de los dos. Y hay que hablar sobre las necesidades que tiene cada uno, que seguramente fue lo que provocó que uno de ellos fuera infiel, y sobre la probabilidad real que hay de satisfacerlas. Es necesario negociar todo lo que la pareja considere que debe negociar, porque se trataría de un “empecemos de nuevo”.

Por último, habrá que valorar si se podrá convivir sin sentir celos por todo. Sin la necesidad de controlar todo lo que haga la otra persona, y sin lanzar dardos cada poco tiempo en forma de reproche. Si se considera que con esta parte no se puede, es casi mejor romper definitivamente.

Intentar reconstruir una relación

Hay muchas parejas que lo intentan. Que intentan reconstruir la misma relación que tenían. En principio, puede parecer más sencillo y la intención, desde luego, es la mejor del mundo.

Y, lo que suele ocurrir, no en todos los casos, pero sí en la mayoría de ellos, es que, con el paso del tiempo, se comprueba que parecía más fácil de lo que en realidad es.

Se comprueba que, la confianza ya no puede ser la misma; que los reproches salen solos y que la herida no se termina de cerrar. Por este motivo; porque perdonar significa también olvidar.

Y esto no es tan fácil; y es la causa por lo cual las estadísticas nos dicen que la principal causa de divorcio es la infidelidad.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670

Si estás tomando una decisión como esta y requieras de ayuda psicológica, por favor entra en contacto cono nosotros:

He leido y acepto la Política de Privacidad y Cookies y las Condiciones de Uso

¿Se puede perdonar una infidelidad?
4.8 (96%) 15 votes