Que cada vez hay más parejas que se separan, no es una sorpresa para casi nadie. Probablemente en todas las familias hay al menos un miembro que ha pasado por un divorcio.

Y la pregunta de muchas de esas personas, por lo menos en un principio, puede ser, “y qué hago ahora?”, “cómo continúo con mi vida?”.

qué hacer luego de un divorcio

Por supuesto, después de un divorcio, se producen muchos cambios en la vida de esas personas, a los que habrá que acostumbrarse. Hay cosas que tendrán que hacer, o que sería bueno que hicieran, que les ayudará a superar ese mal trago. Pero también hay otras cosas que pueden hacerle más complicado el proceso; sobre todo, al miembro de la pareja que es dejado por el otro.

Al fin y al cabo, la persona que toma la decisión de separarse, lo hace cuando siente que se ha acabado el amor. Y se debe haber tomado su tiempo para pensarlo; para tomar la decisión y por lo tanto, para asumirla.

Cuando eres tú la persona a la que han dejado, está muy claro que la decisión está tomada; la ha tomado la otra parte y tú no puedes hacer nada con eso.

Pero sí que hay algo que puedes elegir tú… puedes elegir ponértelo lo más fácil que sea posible, o por el contrario, puedes hacer cosas que te hagan aún más daño; y que no te permitan superarlo y seguir con tu vida.

¿Qué cosas pueden facilitar que se supere un Divorcio?

Primero que nada, es absolutamente necesario que se viva el duelo. Es imprescindible darse permiso para sentir el dolor por esa pérdida.

En algunas ocasiones, el orgullo puede hacer que no se viva el duelo plenamente, eso de, “no voy a soltar ni una lágrima por ese… o por esa….”. Pues no; eso no es buena idea. La única manera de superar un dolor es sentirlo; así que mejor lo vives de una vez. Porque cuanto antes lo vivas, antes lo podrás superar.

Superar el duelo

Ya hemos hablado en otros artículos, sobre cuáles son las fases del duelo. Y aunque no todos pasamos por todas las fases, ni tenemos por qué pasarlas en el mismo orden, sí que es necesario vivir el duelo.

Expresa tu tristeza; porque es la forma de dejarla atrás. Expresa tu rabia, porque la sentirás con toda seguridad. En definitiva, siente lo que estás sintiendo, porque esa será la forma de superarlo.

Sabrás que lo has superado cuando seas capaz de recordar esa experiencia sin sentir dolor. Cuando seas capaz de agradecer esos momentos buenos que viviste con esa persona, que siempre los hay. Y cuando seas capaz de aceptar y asumir cuál fue tu responsabilidad en los momentos malos, que también los hay.

Organizar tu vida

Una vez que el dolor por la ruptura vaya bajando en su intensidad, sería bueno que empezaras a organizar un poco tu vida, sobre todo tu vida social. Puedes empezar a quedar con tus amigos; organizar alguna actividad con ellos, retomar actividades que hacías y que hace tiempo que no haces. O bien, plantearte hacer eso que siempre has querido y nunca pudiste hacer.

Rodéate de la gente que te quiere y con la que estás a gusto. Hacer todas estas cosas ayuda a continuar con tu vida; y evita que te quedes anclado o anclada en la mala experiencia vivida.

¿Qué cosas es mejor que no hagas para superar un Divorcio?

Hay algo que es muy importante que evites hacer, y es, mantenerte en el rencor hacia tu ex pareja. Odiar o sentir rencor hacia esa persona, sólo consigue hacerte daño a ti, por una parte, y por la otra, hace que mantengas el vínculo con esa persona. Mantener ese vínculo a través del odio, es casi más fuerte que a través del amor. Mientras le odies, no podrás desligarte de esa persona, no podrás cerrar el ciclo, y no podrás rehacer tu vida con nadie, porque seguirás sin ser libre del todo. Sin lugar a dudas, lo más sano es, dejar ir de tu vida a quien quiere marcharse de ella.

Es mejor que no dramatices

Una cosa es vivir el duelo, darte el tiempo que sea necesario para que pase el dolor; dándote el permiso para sentir lo que sientes sin pelearte con ese sentimiento. Y otra cosa muy diferente es situarte en el drama.

Evita las expresiones del tipo, “es lo peor que me ha pasado nunca”, “no voy a poder salir adelante”, “qué va a ser ahora de mi vida”,.. Sí, es cierto, se pasa muy mal; es un momento muy duro. Pero siempre, siempre se supera. Sólo tienes que darle el tiempo necesario.

No persigas a tu ex pareja

Otra cosa que sería bueno que evitaras hacer, es vigilar a tu ex pareja a través de las redes sociales. Mejor le eliminas de todas ellas y así no tendrás la tentación.

Vigilar lo que pone o no pone en las redes, sólo va a conseguir que te enteres de cosas que puedan hacerte daño y eso,es mejor para ti que lo evites.

Si por parte de tu ex pareja, ha habido una decisión firme y tajante de romper la relación, no mendigues. No le supliques que no lo haga, no le pidas otra oportunidad.

Si tiene ya la decisión tomada, no servirá de mucho rogar. Sólo conseguirás sentirte aún peor de lo que ya estás, y también el efecto contrario; es decir, que tu ex se reafirme aún más en esa decisión. Además de que se retrase por tu parte la aceptación de esa nueva situación.

No intentes darle celos

De la misma manera que esto no funciona, tampoco funcionará que intentes darle celos con otra persona. No siente celos alguien que ya no siente amor; y créeme, tener una nueva relación, no es bueno para ti hasta que no hayas pasado la página anterior.

En estos casos, eso de, “la mancha de mora con otra verde se quita”, no funciona en absoluto.

Mantén a los amigos comunes al margen

Evita también ponerte a averiguar cosas de la vida actual de tu ex pareja a través de los amigos. Si sale o no sale, con quién sale, a qué sitios va; si tiene o no una nueva pareja, si lo está pasando igual de mal que tú o no, etc. Estas cosas ya no deben importarte; y pueden conseguir dañarte más.

No obligues o presiones a los amigos que hay en común a posicionarse de un lado o del otro. Ninguno de los amigos tiene la culpa de esa separación; así que, ninguno de ellos tiene por qué elegir.

Si haces eso, podrías sentir que tus amigos te abandonan y no es verdad. Tendrás que aceptar que podrán quedar contigo unas veces, pero que también quedarán con tu ex en otras ocasiones. Es lo normal.

No quedes con tu ex pareja

Por último, no quedes con tu ex pareja como amigos. Es cierto que hay parejas que, al romper, siguen manteniendo una buena relación, pero no es lo más frecuente.

Para poder llegar a tener una amistad con tu ex, es necesario que pase un buen tiempo, ya que, si no lo dejas pasar, puedes retrasar la aceptación de las nuevas circunstancias. Puedes retrasar la resolución del duelo, y además, podrías seguir albergando la esperanza de una reconciliación.

En resumen, cuando una relación se rompe, se rompe y hay poco que hacer. Sí, sabemos que es muy doloroso pero, como te decía antes, puedes elegir aferrarte al pasado o mirar al futuro. La decisión siempre es tuya pero, te aseguro que, seguir aferrado al pasado, a la larga, resulta ser mucho más doloroso.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Qué hacer después de un Divorcio
4.6 (91.43%) 7 votes