Es muy posible que en algún momento hayas dicho eso de “yo es que soy un poco hipocondríaco”. Si no lo has dicho con toda seguridad se lo has oído decir a alguien; en un momento en que haya estado preocupado por su salud. En realidad, sentir preocupación por tu estado de salud en un momento concreto no es una hipocondría. Es más, alguien que realmente tiene este trastorno de hipocondría, no lo diría así nunca.

Síntomas de la hipocondría

Síntomas de la hipocondría

En el trastorno de la hipocondría, la persona siente la preocupación o el miedo a tener una enfermedad; o bien el convencimiento de que la padece. Basa su preocupación a partir de su propia interpretación subjetiva y catastrófica de algunos síntomas corporales; que pueden ser concretos como pequeñas heridas, tos, ojeras, un alto ritmo cardíaco, o bien más ambiguos como “corazón cansado”.

Algunas personas con hipocondría acuden constantemente a un médico para que le confirme sus sospechas. En la gran mayoría de los casos, las sospechas no se confirman por el médico; y la persona se queda tranquila pero sólo por un rato. En poco tiempo vuelve a detectar cualquier otro síntoma que le preocupe; y el nivel de ansiedad se intensifica de nuevo.

Otras personas, por el contrario, prefieren no acudir a un médico; por el miedo que les causa el que efectivamente les confirmen sus sospechas. El hipocondríaco suele experimentar una gran angustia; nadie es capaz de detectar esa enfermedad que cree tener. En consecuencia, piensa que no podrá solucionarlo o bien que no tiene solución.

La hipocondría puede aparecer a cualquier edad a lo largo de la vida; y se puede dar por igual tanto en hombres como en mujeres. Es frecuente en aquellas personas que han vivido de cerca la enfermedad de un ser querido; o personas en cuyo entorno hay una preocupación excesiva por el estado de salud,  en los que se vive con mucha angustia cualquier síntoma, y/o se habla constantemente de enfermedades, tanto propias como ajenas.

Consecuencias de la Hipocondría

Este trastorno termina por ser muy limitante para las personas que lo sufren. Para unos porque se pasan la vida de médico en médico, intentando que alguno de ellos confirme por fin lo que están seguros de padecer. No paran de analizarse y observarse a sí mismos, en busca de nuevos síntomas o bien, de buscar información por todas partes acerca de lo que creen padecer.

Para los otros, porque llevan a cabo conductas de evitación, evitan cualquier actividad en la que crean que pueden contagiarse de una enfermedad, tanto una visita a un enfermo como tocar el pasamanos de una escalera.

Si te sientes identificado/a con todo esto que te cuento, sería buena idea que acudieras a un profesional para superar este miedo que es tan limitante y angustiante. Si no llegas a este extremo, pero sí que sueles observarte y preocuparte por pequeños síntomas, los siguientes consejos pueden ayudarte.

Consejos para hipocondríacos

  1. Es mejor que no te pongas a buscar información por Internet acerca de los síntomas que tienes o de los síntomas de una enfermedad. En Internet hay mucha información valiosa, pero pueden confundirte, si realmente te sientes mal, es mejor acudir a tu médico de confianza y descartarlo de una vez.
  2. Busca elementos de distracción para no estar constantemente pendiente de los síntomas de tu cuerpo. Lo único que consigues con eso es que efectivamente notes algo que te alarme.
  3. Evita hablar de enfermedades con la gente cercana. Hay muchos otros temas interesantes de los que hablar y, si no puedes evitarlo, pídeles que no te sigan en la conversación.
  4. Por último, has de aceptar la idea de que puedes enfermar, porque eso nos puede pasar a cualquiera. Pero, una cosa es ser precavido y otra muy diferente es obsesionarse. Preocuparse antes de tiempo no consigue evitar nada.
  5. Si el miedo y la preocupación ya se te escapan de las manos, el mejor consejo es que hables con un profesional de la psicología.

 

Rosa Armas.

Colegiada T-1670

Si eres hipocondríaco requieres de ayuda psicológica, puedes llamarnos en cualquier momento. Estamos disponibles las 24 horas del día. Haz click en el número a continuación para llamarme directamente:

Consultorio Psicológico Telefónico

807 505 400

1,21 €/min. Tel. fijo. Max. 1,57 €/min. red móvil IVA incl.

Que es la Hipocondría
4.8 (95%) 4 votes