Me atrevo a decir que no hay ningún padre o madre que no se haya creado unas expectativas acerca de cómo será el futuro de su hijo, o de su hija. Eso es lo normal.

Y, esto ni siquiera se hace de manera consciente, ni tiene que sentarse una tarde a pensar en ello: simplemente se hace de una forma automática. Esperas que tu hijo tenga unos buenos estudios para que pueda tener un buen trabajo. Esperas que se case con la persona ideal, una chica o un chico también con estudios y buen trabajo; de buena familia, con valores, que te dé unos nietos estupendos, etc.

Esto es aproximadamente lo que esperan todos los padres para sus hijos, y algunas veces, esto se cumple. Pero puede que no, puede que no sea así exactamente y, que la persona que elija tu hijo como pareja, que es el tema que nos ocupa esta vez, no sea de tu agrado. No sabes decir muy bien por qué, pero no te gusta.

nno me gusta la pareja de mi hijo

¿Que hacer cuando esa persona no te gusta para tu hijo?

Cuando esto ocurre, y los padres no ven cumplidas esas expectativas que tenían, aparece un sentimiento de frustración. Y con él, el intento de manipulación hacia los hijos; para hacerles ver que la decisión que han tomado no es la correcta. E inclusive, pueden hacer todo lo posible para que la cambien.

Si eres padre o madre, y te sientes identificado con esto que estoy contando, déjame que te diga algunas cosas sobre esto, con todo el respeto y el cariño.

Cuando tienes un hijo de cuatro años, por ejemplo, tienes que ser tú quien tome las decisiones por él. No puedes preguntarle a un niño de esa edad, qué ropa quiere ponerse para ir al colegio, o que es lo que quiere comer todos los días. Porque ese niño no tiene ni la edad ni la capacidad para tomar esas decisiones, y lo tienes que hacer tú por él.

Pero, cuando ese niño ya es un adulto, no puedes ni debes hacerte cargo de sus decisiones, porque son suyas. Es su vida y tiene que decidir él cómo y con quién quiere vivirla.

Ser amable y cordial

Entonces, puede ser que un día, tu hijo te presente a una pareja que, como decía antes, no sabes por qué pero no te gusta; no te parece que sea la persona adecuada para él o ella.

Lo que yo te aconsejo hacer en ese momento, es ser amable y cordial con esa persona, sin más. Piensa que si es la persona que ha elegido tu hijo o tu hija, es porque tiene unas cualidades que le gustan; y sin duda, porque está enamorado/a. Así que, sonríe y muéstrale cariño.

Expresa tu opinión solo si te la piden

Después, cuando ya no esté delante, puedes darle a tu hijo tu opinión o el consejo que creas más oportuno, pero siempre y cuando , tu hijo te lo haya pedido. Si no lo pide, mejor deja las cosas como están.

Apoya emocionalmente a tu hijo

Además de esto, puedes hacer otra cosa muy importante. Y es darle a tu hijo un abrazo y mucho cariño, en el caso de que al final la relación salga mal. Pero, de ninguna manera debes evitarle que viva la experiencia que tiene que vivir.

Si llega este caso y puedes, mejor ahórrate eso de, “yo lo sabía”, o peor aún, “yo te lo dije”. Esto le puede resultar muy doloroso y no hay necesidad de que aún lo pase peor; porque tú tengas la necesidad de demostrarle que tu decisión era la mejor.

Respeta sus decisiones, así se equivoque

Hay muchas madres y padres que dicen esa frase muy típica de, “yo sólo quiero lo mejor para ti”, yo, te aseguro que no tengo ninguna duda de que eso es verdad, y seguro que tu hijo tampoco lo duda. Pero, podría dar la casualidad de que, lo que tú crees que es mejor para tu hijo, no coincida con lo que él cree. Ni tampoco con lo que él quiere.

Así que, respeta su decisión, respeta a la persona que ha elegido como pareja, si le sale bien, fantástico, pero si no, está en su derecho de equivocarse, como todo el mundo.

Otra cosa muy diferente, es que a ti te conste que esa relación que tiene, conlleva una situación grave, como podría ser un maltrato, por ejemplo. En ese caso, por supuesto, tendrás que intentar que tu hijo o hija reconozca y admita que no es lo mejor para él. Pero, aún así, la decisión final siempre será suya.

Si educas a tu hijo diciéndole siempre lo que tiene que hacer, es decir, tomando decisiones por él, llegará un momento en que no podrá hacer nada si no tiene tu aprobación; y eso significa no ser un adulto libre.

En el caso que nos ocupa, si no te gusta su pareja e insistes en que no es la adecuada, puedes conseguir dos cosas: que tu hijo se aleje de ti y además, que se sienta culpable por querer a una persona que sabe que no te gusta.

Si por el contrario consigues convencerle de que esa persona no es buena para su vida, habrás ganado tú; pero a costa de la felicidad de tu hijo. Y eso, se llamará de otra manera, pero no es sentir amor por tu hijo.

Cuando a tus padres no les gusta tu pareja

Si eres la otra parte, es decir, el hijo o la hija a la que le pasa o le ha pasado esto con sus padres, te aconsejaría dos cosas:

Por una parte, déjale claro a tus padres, sin necesidad de enfadarte ni de ser agresivo; que por muy padres que sean y por mucho que tú les quieras, no vas a aceptar de ninguna manera que decidan por ti acerca de la persona con la que quieres estar.

Siempre podrás escuchar sus consejos. Al fin y al cabo, tienen más años y por lo tanto, más experiencia que tú. Pero eso es una cosa y otra que quieran imponerte su decisión. Por otra parte, no te sientas culpable por tomar tus propias decisiones; porque eso, simplemente es tu derecho.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

No me gusta la Pareja de mi Hijo
4.7 (93.33%) 3 votes