El Maltrato de Pareja y la violencia doméstica, son temas delicados y muy duros de tratar; pero también muy importantes. Importante porque la persona que está siendo maltratada, debe tener conciencia de ello; y esto muchas veces no ocurre.

Importante también porque, según indican las estadísticas, entre el treinta y el cuarenta por ciento de las familias, experimenta algún tipo de Maltrato de Pareja.

maltrato en la pareja

¿Qué es el Maltrato de Pareja?

Vamos a empezar por definir con exactitud las palabras “maltrato” y/o “violencia”. En la actualidad ya no ocurre tanto, o por lo menos eso espero yo; pero hace unos años, cuando se hablaba de Maltrato de Pareja, se interpretaba que hubo golpes o una paliza. La realidad es que ésta es sólo una forma de maltrato; pero existen muchas otras.

El maltrato es toda conducta que menosprecie o ignore a una persona. Por lo tanto, que te insulten es maltrato; que te griten o te empujen es maltrato.; y que se burlen de lo que opinas también es maltrato.

También es Maltrato de Pareja que te ignoren cuando estás hablando, o que no te contesten cuando haces una pregunta. Y por supuesto; que te prohíban hacer ciertas cosas, o que te obliguen a hacer algunas otras. Es decir, que maltratar a alguien, no significa exclusivamente darle un golpe.

Se suele pensar que cuando una persona maltrata a otra, es porque ha perdido el control. La realidad es que es todo lo contrario; cuando alguien maltrata, está ejerciendo el control y el poder que considera que tiene sobre la otra persona.

Este control, puede empezar por conductas sutiles de violencia; como puede ser por ejemplo, prohibirle ver a sus amistades o a su familia. Cosas que a la víctima le pueden pasar desapercibidas; pero que, en la gran mayoría de los casos, van siempre a más y pueden llegar a durar muchos años.

control en la pareja

¿Violencia doméstica o de género?

Hablamos aquí de la violencia doméstica, y no de la violencia de género. Puesto que, se ha dado en llamar “violencia de género”, al maltrato de un hombre hacia una mujer.

En cambio, se denomina “violencia doméstica”, al maltrato que se dirige hacia un hombre, en el que curiosamente, la ley aplica una pena inferior que en el caso de la violencia de género. Este tipo de violencia, también puede estar dirigido hacia cualquier otro miembro de la familia; como pueden ser niños o ancianos. En el caso del maltrato en parejas homosexuales, se le llama violencia intragénero; y está tipificado en el código penal como violencia doméstica.

La violencia hacia la mujer es la más frecuente

El maltrato con violencia hacia la mujer es el que más llama nuestra atención, por ser mas frecuente, notorio y mediático. Y del maltrato que se da de una mujer a un hombre, se habla bastante menos que del de un hombre a una mujer. Pero, aunque en menor número de casos, también existe.

A partir del año en que se aprueba la ley de Violencia de Género, se recogen los datos de las mujeres muertas a manos de sus parejas. El Consejo General del Poder Judicial, también publica datos de los hombres muertos a manos de sus mujeres; por ejemplo, 6 en el 2008, 10 hombres en el 2009, o 7 en 2010 y 2011.

Está claro que, una de las diferencias entre el maltrato a una mujer y a un hombre, es el número de casos que se dan. En las mujeres son muchos más; por ejemplo, en el 2009 murieron 55 mujeres frente a diez hombres. Aunque esto, no es razón suficiente para dejar de asistir a un hombre que es maltratado.

El maltrato hacia el hombre también existe

Según algunas estadísticas, alrededor del nueve por ciento de las denuncias puestas por maltrato, las ha puesto un hombre denunciando a su pareja. Ya sea ésta una mujer, u otro hombre. El maltrato que puede recibir un hombre es tanto físico como psicológico; al igual que las mujeres.

Pero además, hay muchos hombres que han sido víctimas de falsas denuncias por maltrato;  porque algunas mujeres, intentan aprovechar  los beneficios que les da la ley de violencia de género, de una manera poco justa. Algunos de ellos cuentan que, si llaman al 016, les cuelgan el teléfono, argumentando que, éste es un número en el que  sólo atienden a mujeres.

Pero, hay otras diferencias. Y estas son los motivos por los que una mujer no llega a denunciar; o por los que no denuncia un hombre.

¿Por qué no denuncia una mujer?

Las causas más frecuentes por las que una mujer soporta el maltrato y no lo denuncia son por ejemplo, tener la idea de que no le van a creer. Lo más habitual es que,el hombre que maltrata a su mujer, sea una persona amable y encantadora fuera de casa; por lo que ella presupone que nadie la creería.

Puede también existir una dependencia económica de su pareja; que hará que  aguante todo lo posible y hasta lo imposible.

Por otra parte, la mujer puede haber desarrollado una dependencia emocional; y con ella, la falsa creencia de que, aunque la maltrata, la quiere. Tema del que ya hemos hablado en otro artículo.

Algunas otras mujeres, no se atreven a denunciar; creyendo firmemente que las consecuencias de una denuncia van a ser aún mucho peores.

¿Por qué no suele denunciar un hombre?

Los motivos por los que no suele denunciar un hombre el maltrato de su mujer son algo diferentes. Por una parte, no tienen apoyo jurídico; apenas existen leyes que protejan a los hombres maltratados. También hay falta de recursos para esto. Ni siquiera hay habilitado un número de teléfono, como en el caso de las mujeres.

Pero, probablemente, la principal causa de que un hombre no denuncie, es la vergüenza y el miedo al ridículo que pueda sentir; así como la sensación de humillación. Porque, socialmente, se nos han asignado algunos roles a hombres y mujeres y, uno de los que se les ha asignado a los hombres, es el de ser el más fuerte de la pareja o de la familia.

Desgraciadamente, estos casos pueden ser motivo de burla, incluso entre otros hombres; cosa que no ocurre nunca en el caso de una mujer.

Evitando el Maltrato de Pareja

Las conductas violentas o el maltrato, se podrían evitar con una educación adecuada en la edad infantil. Enseñando a los niños valores como el respeto a los demás, independientemente de su género; así como el respeto por si mismos.  Enseñándoles a resolver conflictos sin la necesidad de usar la violencia; y ayudando a desarrollar una autoestima lo más sana posible.

Además, los adultos tendríamos que aprender a establecer nuestros límites. Para tener muy claro, y de paso dejarle claro a los que nos rodean, qué cosas estamos dispuestos a aguantar; y qué cosas no vamos a tolerar de ninguna manera. Y esto, no cuando llegue el primer golpe, sino mucho antes; con el primer insulto o la primera falta de respeto grave.

Pero, si ya estás dentro de una historia de maltrato, seas un hombre o una mujer, ¡pide ayuda! A la familia, a los amigos o a un psicólogo, a quien sea: es necesario saber pedir ayuda cuando pensamos que solos no vamos a poder.

 

Rosa Armas

Colegiada T-1670.

Si requieres de apoyo psicológico, no dudes en ponerte en contacto conmigo:

He leido y acepto la Política de Privacidad y Cookies y las Condiciones de Uso

Maltrato en La Pareja
4.8 (95%) 8 votes