Por mucho que se empeñen algunas personas en decir lo contrario, el consumo de drogas tiene unos efectos nefastos para la salud, tanto física como psicológica. Me voy a centrar aquí en los efectos psicológicos de tres de ellas, el cannabis o marihuana, las anfetaminas y la cocaína

Efectos del consumo de drogas

El consumo de cannabis reduce tu capacidad para hacer cualquier cosa que requiera coordinación y concentración, como por ejemplo, conducir, estudiar o hacer deporte. Al contrario de lo que puede oírse en algunos sitios, el cannabis no te hará ser más creativo.

Si consumes cannabis con frecuencia, puedes desarrollar el “síndrome amotivacional”, o lo que es lo mismo, que todo te dé igual, incluso relacionarte con otras personas.

Además, puede afectar a tu memoria y atención y por tanto a tu aprendizaje. Produce lentitud en el pensamiento, ansiedad, despersonalización  y ataques de pánico.

Provoca tolerancia, es decir, que cada vez tengas que consumir más cantidad para obtener los mismos efectos. Llega con mucha rapidez al cerebro por lo que en pocos minutos hace su efecto que puede durar entre dos y tres horas.

Las anfetaminas tienen un efecto muy parecido al de la cocaína. Agitación, verborrea, euforia, agresividad. Su consumo excesivo puede dar cuadros psicóticos parecidos a la esquizofrenia con delirios persecutorios y alucinaciones.

La cocaína es una droga psicoestimulante que al consumirse por inhalación llega muy rápido al cerebro y hace su efecto en pocos minutos.

La dependencia psíquica de la cocaína es una de las más intensas.

Produce euforia, locuacidad, hiperactividad, aceleración mental, aumento de la sociabilidad.

Suspender su consumo después de un largo periodo produce un efecto rebote que se caracteriza por somnolencia, irritabilidad, depresión, letargo,… es decir, todo lo contrario a su efecto, por lo que induce a consumir de nuevo.

Al igual que las anfetaminas, puede provocar psicosis con delirios paranoides y depresión.

Valoras este post?