¿Es malo llorar?

Probablemente estaré en lo cierto si digo que a nadie le gusta llorar; y seguramente, tampoco a nadie le gusta ver a una persona a la que quiere llorando. De hecho, cuando vemos llorar a una persona cercana, nos sentimos tan incómodos que, no sabemos como reaccionar; y la tendencia es intentar consolarle y pedirle que no llore.

En general, en nuestra sociedad se percibe el llanto como una debilidad del carácter. De hecho, todos sabemos que, a los hombres, se les ha enseñado desde pequeños que, “los niños no lloran”. Yo he llegado a oír cosas como “si te ven llorando se van a reír de ti”. Por el contrario, socialmente, no está tan mal que una mujer llore; se nos ha concedido ese permiso.

Pues bien; llorar no sólo no es malo, sino que es totalmente necesario.

Lo que ocurre cuando lloramos

A medida que brotan las lágrimas, se liberan una serie de hormonas, llamadas hormonas del bienestar; que hacen que se alivien los niveles altos de emociones como la angustia y la tristeza. Es decir, las lagrimas actúan como un ansiolítico natural.

Después de haber llorado, nos sentimos mucho más relajados; porque se ha liberado gran parte de la tensión, y, probablemente, veamos las cosas de otra manera.   Además de eso, el llanto hace que se limpie el lagrimal, que se eliminen bacterias de los ojos, y que se mantengan hidratados. Por lo tanto, llorar no sólo tiene la función de liberar emociones, sino que también tiene una función biológica.

¿Es malo llorar?¿Que provoca el llanto?

En general, lo que provoca que lloremos son las emociones que denominamos negativas; como la angustia, la tristeza, la rabia e incluso la impotencia. Pero no son las únicas, también podemos llorar por una intensa alegría que nos desborda; y por empatía, cuando somos capaces de ponernos en el lugar de una persona que sufre. Es habitual ver que un niño llora al ver a otro niño llorando, y… ¿quién no ha llorado alguna vez viendo una película o escuchando una canción, por ejemplo?

¿Qué puede pasar si reprimes tus ganas de llorar? Bueno… en realidad no es que ocurra nada demasiado grave. Pero, si no lloras y no liberas las emociones negativas cuando lo necesites, se acumulará cada vez más tensión; es decir, acumularás rabia, agresividad, frustración, etc.Y, cuando al final salgan las emociones, porque al final saldrán, las manifestarás de una forma mucho más exagerada.

El llanto ayuda a encontrar alivio

Pero, si el llanto es algo tan natural y beneficioso, que nos ha acompañado desde el mismo momento en que nacemos, ¿por qué hemos ido aprendiendo a reprimirlo?  El motivo está muy claro, a medida que fuimos creciendo, los adultos nos fueron instruyendo en que, “no hay que llorar y hay que ser valiente”.

Pero, como en casi todas las cosas, los beneficios descritos no se dan en todas las ocasiones, va a depender del motivo que produzca el llanto. Si la causa es alguna de las emociones de las que he hablado antes y lo que se produce después es una sensación de alivio, sin duda es beneficioso. Sacar fuera la emoción de la tristeza, por ejemplo, con la muerte de un ser querido, es lo más sano. Ya que, la mejor forma de superar un dolor es vivirlo y llorarlo.

En los casos en que no resulta saludable llorar, es en los que el llanto es un síntoma más de un posible trastorno. Si va acompañado de intensa apatía, problemas de sueño, de apetito, un gran esfuerzo para levantarse de la cama e ideas de suicidio, podríamos estar ante un cuadro depresivo. En este caso no es tan beneficioso y sería recomendable acudir a un profesional de la psicología.

Rosa Armas

Colegiada T-1670

Valoras este post?