Efectos positivos del Amor

Estar enamorados, es uno de los sentimientos más satisfactorios que puede tener el ser humano. Nos sentimos fantásticamente bien y tenemos una energía vital superior a la normal en nosotros; y hasta acudir al trabajo cada mañana se nos hace más llevadero.

Todo esto no es casual. Al enamorarnos, se producen en nosotros una serie de cambios químicos en nuestro interior que propician este estado; y que se reflejan externamente, tanto a nivel físico como a nivel psicológico.

Si bien es cierto que no podemos elegir ni cuándo ni de quién nos enamoramos; y por tanto el amor también puede tener unos efectos secundarios no tan buenos. Como por ejemplo desengaños, amores no correspondidos o celos. Aquí voy a centrarme en los efectos positivos.

La química del AmorEfectos positivos del Amor

Los cambios químicos que se producen con el amor son:

  • Se reducen los niveles de cortisol.
  • Se libera mayor cantidad de endorfinas.
  • Se produce un alto nivel de dopamina, oxitocina y norepinefrina.
  • Aumenta la liberación de estrógenos y también de melatonina.

Toda esta química tiene, como decía, unas consecuencias; todas favorables para nuestro cuerpo y nuestra mente.

El cortisol es una hormona que se libera como una respuesta ante situaciones estresantes. Curiosamente, estar enamorado hace que se reduzcan los niveles de esta hormona; con lo que se reducen en nuestro cuerpo los efectos negativos del estrés de una forma natural. Algunos estudios demuestran que las personas con relaciones de pareja estresantes tienen el triple de probabilidades de sufrir un infarto.

Un antidepresivo natural

Las endorfinas son unas sustancias conocidas como el mejor antidepresivo natural, hay actividades que podemos hacer y que liberan endorfinas como por ejemplo practicar deporte, pero, también con el enamoramiento, por lo que, al aumentar la liberación de endorfinas la sensación de felicidad aumenta. Es por eso que, resulta prácticamente imposible quitarnos la sonrisa de la cara. Además, las endorfinas mejoran el funcionamiento del sistema inmunológico por lo que, estar enamorado refuerza nuestras defensas ante las enfermedades.

El aumento en los niveles de dopamina, oxitocina y norepinefrina, ayuda a reducir las enfermedades cardiovasculares y hacen que aumente los sentimientos de placer y felicidad. No podemos dejar de pensar en él o ella, recordamos con detalle los momentos en que estuvimos juntos y fantaseamos con el reencuentro, esto es gracias a la dopamina y norepinefrina que favorecen que recordemos los estímulos nuevos con detalle.

También favorecen el que estemos más activos durante todo el día, y esa activación hace incluso que perdamos el sueño.

El aumento en los niveles de estrógenos hace que mejore el aspecto de la piel, y también el del pelo y las uñas. Así, no es tan raro que, cuando estamos enamorados, mucha gente nos diga que nos encuentra más guapos o más jóvenes. Lo que consigue la melatonina es aumentar nuestra autoestima y vitalidad, nos hace sentirnos seguros de nosotros mismos y con valía personal, lo que es muy importante para nuestra salud psicológica.

Amores adictivos

Cuando estamos enamorados, solemos buscar la aprobación del otro, buscamos todo el tiempo poder estar en contacto con esa persona. Gracias a la activación que nos producen los niveles de dopamina, nuestra conducta está dirigida a conseguir un objetivo que no es ni más ni menos que estar con la persona que amamos.

Curiosamente, cuando existen obstáculos para la relación, nuestro cerebro, que percibe esa dificultad, hace que aumente aún más la dopamina con lo que, los sentimientos se intensifican y, la motivación para conseguir nuestro objetivo también aumenta. Por eso, no es tan difícil encontrar personas que hacen lo imposible por conseguir una relación complicada de alcanzar. Cuanto más difícil nos lo pongan, más interés tendremos en conseguirlo.

Otra curiosidad sobre el amor es que, cuando una persona consume opiáceos o cocaína, así como también los medicamentos, las áreas de su cerebro que se activan, son las mismas que se activan en el cerebro de una persona que está enamorada. Por tanto, el enamoramiento produce un efecto analgésico, es decir, calma el dolor y, además, se puede considerar una adicción difícil de abandonar. Eso si, siempre será más sano estar enamorado que el consumo de drogas.

Rosa Armas. Colegiada T-1670

Valoras este post?