Las Emociones Negativas

Al contrario de lo que en general se piensa, sentir lo que se suele llamar emociones negativas no sólo no es malo; sino que esas emociones tienen una función muy importante.

Últimamente podemos oír con mucha frecuencia expresiones del tipo, “no estés triste”, “levanta ese ánimo”, “tienes que estar bien”, o, “tienes que ser feliz” … Si bien es cierto que cualquiera que nos diga cosas como éstas lo hace con la mejor intención, no llega a ser un buen consejo en absoluto. Las emociones negativas cumplen una función importante.

El problema es aún mayor cuando estas ideas se llevan al extremo; y se nos intenta convencer de que el “tienes que ser positivo”, es la gran solución a todos los problemas; y que las emociones negativas son indeseables por completo.

Sin lugar a dudas, tener emociones y sentimientos “positivos” es mucho más agradable y cómodo; sin embargo, las llamadas emociones negativas, nos dan una información muy valiosa sobre aspectos que no van bien en nuestra vida. Y que si les prestamos atención, nos sirven para poder resolverlos.

Se definen las emociones como “un estado afectivo y subjetivo que ocurre como resultado de cambios fisiológicos o psicológicos que influyen en nuestro pensamiento y nuestra conducta”.

Las Emociones "Negativas"Emociones negativas que nos hablan

Pero es que, además, es imposible eliminar por completo esas emociones negativas, aunque así lo quisiéramos. Lo que sí podemos hacer es suavizarlas. Por una parte, no haciendo dramas sobre lo que estamos sintiendo; y por la otra, analizando de qué nos están avisando para poder solucionarlo en todo caso.

Vamos a hablar a continuación de alguna de esas emociones negativas o sentimientos que consideramos como “negativos” y de qué pueden estarnos avisando.

El miedo

Es una emoción básica muy frecuente y de lo que nos informa es de la existencia de un posible peligro. Ante esta emoción negativa, debemos valorar si el peligro es real o no. Si realmente lo es, y nuestra vida o nuestra integridad física puede verse gravemente dañada, lo mejor es huir.

Si, por el contrario, no es un peligro real, es decir, es un miedo irracional como, por ejemplo, relacionarnos con otras personas, hablar en público o presentarnos a un examen, lo más sano es enfrentarnos a él y comprobar que no ocurre lo que temíamos; para que no termine por limitarnos en la vida cotidiana.

La culpa

El sentimiento de culpa o arrepentimiento nos indica que, según nuestro rasero, hemos hecho algo que no está bien. En este caso, nos liberaremos de esta emoción negativa pidiendo disculpas si fuera posible. Si no lo es, nos sirve como aprendizaje de cómo actuar en el futuro.

Los celos

Esta emoción negativa tan dañino, nos informa de que, probablemente debamos trabajar la seguridad y la confianza en nosotros mismos. Aspecto que será fundamental para sentirnos bien en cualquier ámbito de la vida.

La rabia

Sentir rabia o enfadarnos indica que algo en nuestro entorno nos incomoda. Lo mejor en estos casos es hablarlo tranquilamente con la o las personas que corresponda para que sepan lo que nos molesta.

Pero, también debemos tener en cuenta que hay cosas que nos pueden ocurrir de las que nadie es responsable. Y en ese caso lo más sano es, como decía antes, no dramatizar e intentar ver el lado más favorable.

La ansiedad

Si bien es cierto que, un nivel excesivamente alto de ansiedad puede provocar un trastorno psicológico que es necesario tratar con un profesional, un nivel moderado de ansiedad nos permite actuar con eficacia. Por ejemplo, si te presentas al examen del carnet de conducir, un alto nivel de ansiedad puede bloquearte y conseguir que lo hagas fatal.

Por el contrario, un nivel demasiado bajo, casi como si no te importara, también puede hacer que fracases. Un nivel moderado hará que estés con la alerta adecuada y concentrado en lo que estás haciendo.

La tristeza

Nos sentimos tristes cuando se ha producido una pérdida, ya sea de una persona querida, una cosa importante o una situación. Es lo normal. En este caso, es necesario sentir la tristeza para poder superarla, aceptarla sin pensar que se acaba el mundo por ello; teniendo claro que es algo circunstancial que no nos va a durar para siempre.

 

Rosa Armas

Colegiada T-1670

Lo que nos dicen las Emociones Negativas
4.1 (82.22%) 9 votes