Dormir, aunque muchos lo consideren un placer, que lo es, es también una necesidad fisiológica; que valoramos más cuando son las dos de la madrugada y no podemos pegar ojo. O al día siguiente cuando parece que todo nos sale mal y nos sentimos agotados.

Para que el sueño cumpla con su función, debemos dormir entre siete y ocho horas, aunque hay quien necesita más y quien va estupendamente con algo menos. Y que el sueño sea reparador, es decir; que nos levantemos con la sensación de haber descansado bien.

Por desgracia no siempre es así; hay muchos factores que nos impiden dormir bien en algunas ocasiones. Ciertas preocupaciones, ansiedad, el haber tomado bebidas excitantes o haber tenido un día demasiado relajado; pueden ser algunos de los motivos por los que algunas noches no conseguimos dormir como siempre.

¿Pastillas para el insomnio?

Cuando esto ocurre con demasiada frecuencia se produce lo que conocemos como insomnio; y en ese caso, tendríamos que revisar qué estamos haciendo, o qué no estamos haciendo, que está afectando a nuestro sueño.

Existe lo que llamamos la higiene del sueño, que son una serie de conductas que tendríamos que tener en cuenta si por lo general dormimos mal y de las que hablaremos más adelante.

Sin embargo, muchas personas, y cada vez más, recurren a tomar pastillas para dormir. Que pueden ser la solución más rápida contra el insomnio ya que efectivamente te duermen; porque son unas sustancias sedantes que hacen que el sistema nervioso central se enlentezca. Pero que, tienen además unos efectos secundarios que casi son peores que el insomnio en sí.

pastillas para dormirEfectos secundarios de las pastillas para dormir

Algunos efectos a corto plazo de las pastillas para dormir son, levantarse con sensación de cansancio, como si no se hubiera descansado del todo, sentir somnolencia durante el día y enlentecimiento en el tiempo de reacción ante un estímulo; que es lo que llamaríamos tener menos reflejos. Así que, podríamos decir que funcionamos casi peor que si hubiéramos dormido poco.

Pero, además de esto; la mayoría de las pastillas para dormir producen, por una parte, una adicción física; ya que suelen tener una alta tolerancia. Tener alta tolerancia significa que cada vez se necesita más cantidad de esa sustancia para obtener los mismos efectos.

Por otra parte, producen también una adicción psicológica; que es la creencia de que si no se toma la pastilla no se conseguirá dormir, y esto puede intensificar el insomnio. Por si esto fuera poco; tomar pastillas para dormir durante una larga temporada, hace que el insomnio se agrave, cuando se intente dejar de tomar dichas pastillas.

Pastillas utilizadas para dormir

Se sabe que cada vez es más frecuente recurrir a este tipo de medicación y también, cada vez resulta más fácil; ya que, existen en el mercado algunas de estas pastillas que no necesitan receta médica. Estas que se pueden comprar tan fácilmente, están compuestas principalmente por antihistamínicos. ¿Y tú dirás… pero eso no es para las alergias?

Pues sí, es para las alergias. Pero, si alguna vez has tomado antihistamínicos habrás notado que te daba sueño; esto es porque los antihistamínicos bloquean la acción de la histamina, y la histamina es un neurotransmisor que hace que estemos despiertos. También tiene que ver con el sistema inmune; por eso se usa para las alergias, pero también para inducir el sueño.

Entre las que se pueden adquirir sólo con receta médica, están los benzodiazepinas, muy usadas para combatir el insomnio y también los problemas de ansiedad.   Esta sustancia hace que se procese más lentamente la información que llega del exterior, que se sienta somnolencia durante el día, puede afectar a la memoria y por supuesto, crea adicción. Si se toman durante una larga temporada, al intentar dejarlas, aquello por lo que se tomaban; es decir, el insomnio o la ansiedad, se agravan. Además de que pueden aparecer otros problemas.

Consejos para dormir sin pastillas

Por tanto, las pastillas para dormir, se recomiendan únicamente en momentos puntuales, o bien, en casos graves de insomnio. Si en general no duermes demasiado bien, puedes tener en cuenta algunos consejos como son:

  • Evita tomar bebidas excitantes como el café, cerca de la hora de irte a dormir.
  • Haz algo de ejercicio físico, esto hará que te canses y puedas dormir mejor. Aunque no es recomendable hacerlo justo antes de ir a dormir.
  • Ten un horario de sueño ordenado. Procura tener un horario más o menos estable para dormir; esto ayuda a regular tu ciclo del sueño.
  • Si te cuesta dormir por la noche, mejor no hagas siesta durante el día. Por corta que sea la siesta, puede fastidiarte el sueño de la noche.
  • Si das muchas vueltas y ves que no consigues dormir, mejor te levantas y ves un poco la tele, cuando sientas sueño vuelve a la cama. Quedarte en ella dando vueltas, sólo hará que aumente tu intranquilidad y Morfeo tarde más en llegar.

 

Rosa Armas

Colegiada T-1670.

Las pastillas para dormir
4.5 (90%) 4 votes