¿Qué es la Terapia Cognitivo Conductual?

Es probable que hayas oído hablar alguna vez de la Terapia Cognitivo Conductual (TCC); ya sea porque hayas leído algo sobre esta terapia, o porque hayas necesitado alguna vez la ayuda de un psicólogo y el mismo te hablara  sobre ella. Las Terapias Cognitivo Conductuales son las más estudiadas y utilizadas en los últimos años por los psicólogos; ya que han demostrado tener una buena base científica, y una gran eficacia para resolver multitud de problemas psicológicos. Que tenga una base científica, no quiere decir que sea algo mágico o infalible; no quiere decir que no falle, lo que quiere decir es que tiene más probabilidad  de que funcione.

¿En que consiste la Terapia Cognitivo Conductual?

Dicho de una manera muy resumida, este tipo de terapia se centra en modificar los comportamientos y/o los pensamientos que pueden estar generando el problema psicológico por el que la persona ha solicitado la ayuda. Se sabe que, un pensamiento hace que tengamos una emoción o un sentimiento y, ese sentimiento nos llevará a una conducta. Por tanto, si modificamos el pensamiento en cuestión, podremos modificar la conducta. Pero, esta relación no existe sólo en esa dirección, también existe en la dirección contraria, así que, si conseguimos cambiar la conducta, cambiará el pensamiento y por tanto la emoción. Para llevar a cabo todos estos cambios, existen una serie de técnicas de las que podemos hablar de manera más concreta en artículos posteriores.

Usos de la Terapia Cognitivo Conductual

La Terapia Cognitivo Conductual se puede utilizar en diferentes problemas o trastornos psicológicos, tales cómo, fobias, depresión o trastornos de ansiedad y es eficaz tanto en adultos como en niños. Su uso se focaliza en resolver el problema que presenta la persona en el momento actual de su vida, teniendo en cuenta para ello, sus habilidades, comportamientos, esquemas mentales, etc. Con los Que está funcionando en ese momento. El objetivo final de la terapia es, proporcionarle a la persona, las técnicas y herramientas necesarias que le ayudarán a solventar ese problema que afecta a su vida cotidiana.

La Terapia Cognitivo Conductual, podríamos decir que es la unión de dos disciplinas, la Terapia Conductual y la Cognitiva. La terapia conductual centraba su atención en el comportamiento de la persona de manera exclusiva, sin tener en cuenta los pensamientos; pero, pronto se vio la importancia y la influencia que nuestros pensamientos ejercen sobre nuestra conducta; no actuamos así sin más, actuamos porque lo que pensamos nos lleva a hacerlo y, éstos son precisamente, los puntos de intervención de la terapia cognitivo conductual; la cognición y el comportamiento.

¿Qué es la Terapia Cognitivo Conductual?

Cuando acudir al Psicólogo

Por lo general, cuando una persona decide pedir ayuda a un psicólogo, es porque no se siente bien a nivel emocional, o porque tiene algún problema de conducta que está afectando a su vida normal. En el momento en que la persona llega a la consulta y expone cuál es su problema, empieza la primera fase de la terapia que es la evaluación. Durante esta primera etapa, y tratándose del tipo de terapia del que estamos hablando aquí, el psicólogo no es un mero espectador, ni se dedica únicamente a escuchar lo que el paciente le cuenta; como decía, en esta primera etapa, el psicólogo escucha pero también, pregunta y explica. En función de lo que el paciente le vaya contando, se hace un diagnóstico y, entre los dos, se establecen unos objetivos a conseguir.

Una vez hecho el diagnóstico de lo que ocurre, pasamos a otra etapa que es la de tratamiento. En ésta, el psicólogo le aportará a la persona técnicas y herramientas que éste tendrá que poner en práctica; técnicas que van dirigidas a obtener esos objetivos que habían formulado conjuntamente, y que servirán para resolver su problema. Dicho de otra manera; las herramientass para lograr los cambios de conducta o de pensamiento de los que hablamos al principio. Aquí me gustaría hacer una aclaración; cuando digo que “el paciente tendrá que poner en práctica”, es exactamente así, sin excepciones. Algunas personas van a un psicólogo con la idea de que éste le solucione el problema y sí, para eso estamos, para dar las herramientas pero, es necesario que, además de tener las técnicas, se pongan en práctica; de lo contrario, sería como esperar que todo se resuelva por arte de magia.

Duración de la Terapia Cognitivo Conductual

La duración del tratamiento depende de dos factores; uno de ellos es por supuesto de la gravedad del problema, o de lo arraigado que esté ese problema. El otro, es la implicación del paciente; como decía hace un momento, esperar que se solucione por arte de magia, suele alargarlo bastante. Por lo general, un tratamiento no durará más de unos meses; salvo en problemas crónicos, es muy poco probable que llegue a durar años.

La última fase de la terapia es, una vez conseguidos los objetivos, el seguimiento; este seguimiento consiste en reforzar lo que el paciente ha logrado, para que se mantenga en el tiempo y así evitar recaídas.

Si estás pensando en pedir ayuda a un psicólogo pero aún no te has decidido; este artículo puede servirte para que te hagas una idea de cómo es la terapia. Como ves, es un trabajo conjunto en el que el profesional te irá guiando en los cambios y, aunque esos cambios has de hacerlos tú, no estarás solo en el proceso.

 

Rosa Armas

Colegiada T-1670.

Valoras este post?