Tener en casa a una mascota, sea la que sea, no es sólo tener un animal que te hace compañía y al que tienes que cuidar. Al contrario, la mascota termina siendo uno más de la familia. Te proporciona compañía y cariño de una manera incondicional; además de que, es el que más se alegra de verte cuando llegas a casa. O por lo menos el que más lo demuestra. Y el que está pendiente de ti el día que enfermas; o el día que percibe que estás un poco triste.

Pero llega un día en que, ya sea por la edad que tiene; por una enfermedad, o un accidente, tu mascota muere. Un duro momento por el que muchos hemos pasado, y puede que hasta más de una vez en la vida. Y, cuando esto ocurre, se inicia un periodo de duelo, como si de un familiar se tratara.

muerte mascota

La pérdida de tu mascota entraña un duelo

De la misma forma que en la muerte de una persona a la que queremos, en el caso de una mascota también se vive con una intensa tristeza; y no existe un plazo de tiempo concreto hasta que nos sentimos mejor. Puede durar semanas e incluso algunos meses.

Exactamente igual que cuando muere una persona cercana, es conveniente no reprimir las emociones y darnos permiso para sentirlas. Darnos permiso para sentirnos tristes por su muerte. Permiso para sentir rabia cuando pensamos que ha sido injusto; o bien cuando alguien que no lo ha vivido nunca, nos dice eso de “pero si sólo era un animal”.

Insistimos mucho en este aspecto cuando se trata de un duelo, porque sentir la pena es la única manera de dejarla atrás, ignorarla sólo consigue empeorar las cosas. No importa si los demás no lo entienden, o si les parece exagerado.

Negación y culpa

Además de la tristeza, y como en cualquier otro duelo, en el que vivimos por una mascota, también puede aparecer la etapa de negación, como una especie de tregua que nos da la mente antes de tener que aceptar la realidad.

De la misma manera, podemos sentir culpa por no haber pasado más tiempo con ella o bien por no haberla llevado antes al veterinario, o bien, rabia hacia el mundo, por lo que consideramos una injusticia, o hacia el conductor que le atropelló, por ejemplo.

Ante estas emociones que tanto sufrimiento producen, podrías plantearte, por una parte, realizar alguna actividad que te resulte gratificante y por otra, hablar sobre los sentimientos que tienes en esos momentos, con personas de tu confianza y que consideres que te van a entender. Si lo hablas con gente que no lo ha vivido nunca y no te entiende, sólo conseguirás que tu rabia aumente.

Algunas recomendaciones si hay niños en casa

En el caso de que la que muere sea la mascota de tu hijo, hay algunas cosas que debes tener en cuenta.

Si se puede prever que va a morir, es decir, si tiene alguna enfermedad, es conveniente decírselo al niño; es conveniente avisarle de que su mascota está malita.

Si finalmente muere, no te inventes ninguna historia sobre que se ha ido de viaje o que está durmiendo. Estas cosas lo que hacen con un niño es confundirle. Para la mayoría de los niños, la muerte de su mascota es la primera experiencia que tienen con la muerte; y lo mejor es decirle la verdad.

Decirle que ha muerto y que no va a volver, con expresiones adecuadas a su edad por supuesto.  Si le cuentas algo sobre un viaje que ha hecho la mascota, cosa que es muy frecuente, le vas a generar una actitud de espera. Por otra parte, si le dices que se ha dormido para siempre, por ejemplo, podría desarrollar un miedo a irse a dormir. Así que, lo mejor es decirle la verdad.

Respeta su tristeza, porque la sentirá sin duda. Dile que habían pasado mucho tiempo juntos y que es normal que esté triste. Ten en cuenta que, sentirá más tristeza cuanto mayor haya sido la interacción con su mascota. Siempre le será más fácil de llevar, si lo que tenía era un pez, que si era un perro.

En cuanto a tener otra mascota, no sustituyas a la que ha fallecido de manera inmediata como una distracción para el niño. Deja que sienta su tristeza, deja que le eche de menos, en definitiva, deja que viva su duelo. Es probable que sea el mismo niño el que pida tener otra mascota cuando esté preparado para ello.

 

Rosa Armas

Colegiada T-1670

La muerte de tu mascota
4.7 (93.33%) 3 votes