Ya hemos hablado en otras ocasiones de este tema; pero dada su importancia y su gravedad en algunos casos, no está de más volver a hablar de ello. Me refiero a la Anorexia Nerviosa.

La anorexia es uno de los trastornos de la conducta alimentaria que consiste en una pérdida de peso importante, provocada por la propia persona. Las dos características principales de este trastorno son, el miedo a subir de peso y la percepción distorsionada que tiene la persona de su propio cuerpo; se percibe como gorda a pesar de que su peso está por debajo de lo que sería recomendable.

Debido a estas dos características, la persona empieza con un plan de adelgazamiento en el que prácticamente deja de comer. Inicia una actividad física exagerada, se provoca el vómito cuando ha comido; y además, se ayuda de laxantes y diuréticos para conseguir su objetivo de manera más rápida.

Tratamiento Anorexia Nerviosa

¿Que produce la Anorexia?

Aunque los estereotipos sociales que se han establecido como los ideales parecen tener un papel importante en este trastorno, son muy variadas las causas que pueden explicar una anorexia.

Puede darse tanto en una persona que haya tenido sobrepeso y por ello haya sido objeto de burlas; como en otra que haya sufrido por la separación de sus padres. O en alguien que haya vivido un fracaso escolar.

Cuando se detecta un caso de Anorexia Nerviosa, nunca es la propia persona la que dice encontrarse mal. De hecho, suelen esconderlo. Y puesto que este es un trastorno que se inicia la mayoría de las veces en los adolescentes, es importante que sea la familia quien esté pendiente de los síntomas que podrían indicar su existencia. El más llamativo y más fácil de ver es siempre la rápida bajada de peso.

Pero hay otros muchos síntomas que pueden alertar de este problema. La excesiva preocupación por la cantidad de calorías que tiene cada alimento, controlar su peso con demasiada frecuencia, el exceso de ejercicio físico, un cambio en su carácter que es más irritado de lo habitual…e incluso, que manifieste tener frío constantemente. Todos estos son síntomas que pueden alertar a la familia de este trastorno.

Las consecuencias que puede tener para la salud la anorexia son muy graves, llegando incluso a la muerte. Por tanto, es muy importante que ante cualquier conducta que la familia perciba como extraña, se actúe para evitar el peor de los resultados.

¿Cómo se trata la Anorexia?

Para empezar un tratamiento en el trastorno de la Anorexia Nerviosa, la persona que lo tiene ha de aceptar que efectivamente tiene un problema con sus hábitos alimenticios. Que esos hábitos pueden conllevar un riesgo muy importante para su salud; y que cambiar eso, va a ser positivo para ella.

Por su parte la familia, tendría que cambiar su actitud de “vigilar y perseguir” a la persona; por una actitud de colaboración con la paciente y con los profesionales.

Hay dos objetivos principales a conseguir en el tratamiento a una persona con Anorexia Nerviosa: uno de ellos es abordar los trastornos psicológicos que tiene la persona. Pero, más urgente que éste, es el otro de los objetivos: que es recuperar los hábitos alimenticios para que vuelvan a ser lo más normales posible.

El paciente debe recuperar peso lo más rápido que sea posible. Este objetivo es el más urgente; porque es lo que puede conllevar más riesgo de muerte.

El tratamiento psicológico de la Anorexia

Abordar y tratar la parte psicológica no es tan urgente, pero sí que es igual de importante, puesto que la anorexia es una enfermedad psiquiátrica. Con lo cual, el hecho de que se recupere el peso corporal, no quiere decir que la enfermedad se haya terminado de curar.

Por lo general, se recomienda que el tratamiento de la Anorexia Nerviosa sea realizado por un equipo multidisciplinar: endocrino, psicólogo y psiquiatra. Sobre todo en aquellos casos en los que la desnutrición y la pérdida de peso son muy graves; y donde existe la posibilidad de que la vida de la persona corra peligro.

Cuando también son graves los trastornos psicológicos que se presentan, como una depresión por ejemplo; si la familia no parece dispuesta a colaborar con el tratamiento, o si la propia persona no admite la gravedad de su problema, se hace necesario el ingreso en un hospital.

Tratamiento ambulatorio

Cuando la Anorexia Nerviosa se detecta de manera precoz, y cuando puede existir colaboración por parte de la familia y por parte de la propia paciente, sería suficiente un tratamiento ambulatorio

La familia puede colaborar supervisando las conductas de alimentación de la persona; y al mismo tiempo, dándole su apoyo. Siempre que sea posible, el tratamiento ambulatorio es el más recomendable; ya que afectará menos a la vida familiar. Y es mucho menos traumático que el ingreso en un hospital.

Por tanto, el tratamiento de la anorexia se empieza tratando de recuperar los hábitos de alimentación de la persona. Una vez conseguido esto, se inicia el tratamiento psicológico.

El tratamiento psicológico de la Anorexia Nerviosa se centra principalmente en la recuperación de la autoestima, la eliminación de la percepción distorsionada que se tiene del propio cuerpo, y la reestructuración de las creencias erróneas que pueda tener la persona. También se deben trabajar las habilidades sociales y de comunicación con su entorno.

También se trabaja en resolver problemas familiares y sociales; si los hubiera, como consecuencia de la anorexia, o concurrentes con ella.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Si requieres de ayuda psicológica puedes llamarnos en cualquier momento. Estamos disponibles las 24 horas del día. Haz click en el número a continuación para llamarme directamente:

Consultorio Psicológico Telefónico

807 505 400

1,21 €/min. Tel. fijo. Max. 1,57 €/min. red móvil IVA incl.

El tratamiento de la Anorexia Nerviosa
4.5 (90%) 6 votes