¿Qué es Mobbing?

El mobbing o acoso laboral es un problema muy serio que afecta a una gran cantidad de trabajadores; para los cuales ir a trabajar a diario supone una auténtica pesadilla. Las víctimas se encuentran humilladas, aisladas  y amenazadas por una o varias personas; y no se ven capaces de encontrar una solución a lo que les ocurre. El desconocimiento de la gravedad de este problema hace que muchas veces no se crea a la víctima, y que se piense que exagera.

La víctima recibe una violencia injustificada de tipo psicológico, insultos, rumores, vacío, … que se prolonga en el tiempo. Se puede definir el mobbing como, toda conducta abusiva realizada de manera consciente, premeditada y repetitiva(durante al menos 6 meses),  que atenta contra la dignidad de la persona que la sufre, con el propósito de que abandone su puesto de trabajo. El acosador suele usar técnicas muy sutiles, procura que no haya testigos por lo que la víctima se siente indefensa pensando que nadie va a creerles.

Consecuencias psicológicas del mobbingNo debemos confundir el mobbing con otro tipo de situaciones laborales. Por ejemplo, tener conflictos puntuales con un compañero o tener un jefe exigente no se considera mobbing, así como tampoco lo es el rechazo social, cuando un trabajador es ignorado pero no acosado.

Algunos estudios realizados sobre mobbing indican:

  • Que puede darse en cualquier empresa y en cualquier sector.
  • Se da tanto en hombres como en mujeres aunque éstas tienen mayor riesgo.
  • Es más frecuente en trabajadores eventuales que en trabajadores fijos.
  • La persona acosada no suele enfrentarse al acosador sino que espera que la situación mejore por si sola y que la víctima no recibe ninguna ayuda de sus compañeros aún sabiendo lo que ocurre.

Características de las Víctimas de Mobbing

Las características que más se repiten entre las víctimas de acoso laboral son:

Son personas muy válidas y competentes en su trabajo, tienen una gran sensibilidad y empatía, suelen ser muy responsables y poco asertivos, no dieron ninguna respuesta ante los primeros síntomas de acoso y sobre todo, son personas muy vulnerables.

El acosador suele ser una persona insegura que elige como víctima a quien ve como una amenaza, son irresponsables, poco empáticos,sin sentimientos de culpa y envidiosos en  general. En la mayoría de los acosadores se ha encontrado rasgos de personalidad narcisista y/o antisocial.

Las causas más frecuentes a la hora de que una persona o un grupo elijan a otra como víctima del acoso laboral son las siguientes:

Haberse resistido a un intento de manipulación, mientras que el resto de compañeros sí que han cedido. Esto puede hacer que el manipulador empiece a humillarle, el resto de compañeros se convierten en cómplices e interpretan que la víctima se lo ha buscado.

Haberse negado a participar en actividades ilegales.

Que el acosador se sienta amenazado por la eficacia laboral del acosado, teme que una persona más cualificada que él pueda poner en peligro su puesto de trabajo.

La envidia por alguna de las características que pueda tener la víctima, tanto personales como sociales, también puede ser causa de que se le elija como acosado.

En el caso de mujeres, el acoso puede estar motivado por el rechazo a insinuaciones sexuales del acosador.

Las estrategias más usadas para el acoso son:

Amenazas continuas, gritos o insultos, ignorarle en reuniones de grupo, críticas constantes a su trabajo, ridiculizar sus ideas o sus características personales, asignarle objetivos y plazos imposibles de cumplir, sobrecargarle de trabajo o bien quitarle responsabilidades, manipular información de su trabajo para que cometa errores,…

Consecuencias psicológicas del mobbing.

El acoso laboral tiene unos efectos muy negativos en la víctima, tanto físicos como psicológicos. Aquí nos vamos a centrar en las consecuencias psicológicas que pueden ser estas:

  • Trastorno de estrés postraumático.
  • Sentimientos de culpa.
  • Bajo concepto de sí mismo.
  • Baja autoestima.
  • Síntomas depresivos.
  • Ansiedad.
  • Miedo y conductas de evitación.

Además, una persona que ha sido víctima de acoso laboral, puede desarrollar conductas sociales poco adaptativas como el aislamiento o la agresividad. En la mayoría de los casos, tienen serios problemas para volver a integrarse en un puesto de trabajo.

Qué hacer ante un caso de mobbing.

Lo primero que hay que hacer es estar bien informado para no confundir una situación de acoso laboral con cualquier otra que no lo sea. Si crees que puedes estar siendo víctima de mobbing, es necesario plantarle cara al acosador, no con amenazas ni gritos pero sí responder de manera asertiva. La víctima perfecta es la que se calla, un acosador se acobarda ante alguien que reacciona de manera activa y asertiva.

Si aún así, el acoso continúa, se debe informar a la empresa de la situación y emprender acciones legales.             Eso sí, es importante recopilar todas las pruebas que sea posible.

Si no tienes ninguna prueba de lo que está ocurriendo y ningún compañero está dispuesto a testificar a tu favor, lo más probable es que no consigas nada y, lo que es peor, tendrás que seguir trabajando en el mismo sitio y casi seguro en condiciones más desagradables.

Rosa Armas. Colegiada T-1670

El mobbing o acoso laboral.
4 (80%) 4 votes