El Divorcio cuando tienes Hijos

Algunas veces pasa, bueno… rectifico; en realidad no son algunas, sino muchas, veces las que ocurre que se acaba el amor. Se acaba por muy diversos motivos en los que no voy a entrar ahora, esto podría ser tema para otro artículo. Empezamos una relación y todo es fantástico; somos tan felices que pensamos que esto será así para toda la vida; estamos absolutamente convencidos de ello. Entonces, pasamos con mucha ilusión del noviazgo al matrimonio, o bien a la convivencia y seguimos siendo muy felices; pero, sin que nos demos cuenta, se instala la rutina y por tanto el aburrimiento.

Deja de haber regalos sorpresa, dejan de llegar flores, ni chocolate, ni nada de eso. Y, lo peor no es el aburrimiento, lo peor es que de ahí, podemos pasar a las malas respuestas, las malas caras, discutimos por todo y hasta por nada. En este momento toca plantearse el divorcio.

Si estás atravesando el proceso de un Divorcio y tienes Hijos, no lo dudes y contacta con nuestro equipo de psicólogos.

¿Cómo afrontar el Divorcio con hijos?

Y sí, lo pensamos, pero tomar la decisión de divorciarse no es tan fácil. A unas personas les preocupa lo que vayan a decir los demás, lo que vayan a pensar sus familiares, cómo decírselo a la familia, a los padres…

Otras personas aseguran que no se divorcian por los hijos. Si eres de los que dicen, “no me separo por los niños”, permíteme que sea clara y te diga una cosa, eso es una excusa, en realidad lo que se quiere decir con esto es, “estoy cómodo/a, y no quiero perder esta comodidad”, y sabes que tengo razón.

Y aquí quería llegar yo, a qué debemos hacer o no debemos hacer con los niños cuando hemos decidido divorciarnos.

Ten en cuenta que, si haces bien las cosas y llevas a cabo un divorcio civilizado, los niños se adaptan fácilmente y no tienen por qué sufrir. Los niños son mucho más flexibles que los adultos y se adaptarán a la nueva situación sin mayores problemas, pero insisto, en mano de los padres está el que los hijos no sufran.

Explicar a los Hijos la intención de divorciarse.

Dicho esto, vamos a empezar por el principio. Y el principio es, decírselo a los niños. En esta parte, hay varias cosas que debes tener en cuenta. Los niños son los primeros a los que debes decírselo, no a tus padres, ni a tus amigos, sino a tus hijos, pero no de cualquier manera. No delegues en nadie para que sea otro quien se lo diga a tus hijos, tienen que ser los padres quienes les den la noticia. Para eso, ponte de acuerdo con el otro progenitor en qué es lo que váis a decirle. No vale eso de “tu madre se quiere separar”, ni eso de “tu padre nos quiere dejar”.

Si es eso lo que dices, le estás echando la culpa al otro; y ésta es una decisión que tenéis que haber tomado los dos juntos, y así es como debéis transmitírselo a los niños. Hablando de manera conjunta y diciendo “tenemos algo que decirte”.

La influencia de la edad y cómo explicarlo

Si el niño tiene menos de ocho años, la explicación a darle puede ser algo así como, “mamá y papá han tenido unos problemas que no han podido resolver y ya no van a estar juntos”. Con una explicación parecida a esta es suficiente para un niño pequeño. Si es mayor de ocho años, es muy probable que el niño haga alguna pregunta, en este caso lo mejor es responderla. Hay una pregunta muy frecuente que es “entonces es que ya no se quieren?”. Ante esta pregunta, déjale muy claro a tu hijo que, os tenéis mucho cariño pero ya no hay el amor que había como para seguir viviendo juntos.

Las reacciones de los niños

Ante la noticia de un divorcio, los niños suelen tener con frecuencia dos reacciones. Una de ellas es sentirse culpable de esa separación, así que, lo mejor es decirle que es un problema entre los papás y que él no tiene absolutamente ninguna culpa ni nada que ver en ello. La otra reacción suele ser, sentirse responsable de que vuelvan a unirse. De hecho, algunos niños llegan a enfermar para volver a ver juntos a sus padres. Por tanto, otra cosa a decirle es que, no van a volver a estar juntos e insistir en que él no tiene ni culpa ni nada que ver con los problemas de los padres.

La custodia de los hijos

Si entre los dos habéis decidido quién se queda con la custodia de los niños, estupendo. Si no es así, por favor!, no le preguntes al niño con quién quiere quedarse. Le estás dando a elegir entre dos personas a las que el niño quiere, no le hagas eso. Si ya para un juez es difícil tomar esa decisión, imagínate lo que puede ser para tu hijo. No le hagas chantaje ni le intentes comprar con frases como, “si te vas con tu padre ya no tendrás…”, “si decides quedarte conmigo te compraré….”.

Una vez ya en el proceso de divorcio, los niños no deben tener ninguna duda de que sus dos padres le quieren, que eso no va a cambiar nunca y que siempre tendrá a papá y a mamá.

Nunca utilices a tus hijos

No utilices a tu hijo para vengarte de tu ex pareja! Suena muy duro, verdad? Pues esto se hace con mucha frecuencia. Si quieres a tu hijo, y entiendo que si, no le hables mal de su padre, ni de su madre, le estás hablando mal de alguien a quien quiere. No le utilices para llevar recado al otro. Si necesitas decirle algo a tu ex, se lo dices tú, o lo haces a través de un abogado, no a través del niño. Tras el divorcio, tu función en cuanto a tus hijos es la de madre o la de padre, sólo eso. Tus peleas y tus problemas con tu ex, los resuelves tú, de una manera adulta si fuera posible. No tienes por qué llevarte bien con tu ex; pero, habrá cosas sobre los niños que tendréis que hablar, así que, deja el orgullo y cumple con tu responsabilidad.

Es normal que, tras un divorcio, dependiendo de las circunstancias, queden en ti sentimientos de rabia, frustración, rencor; pero, recuerda que tu hijo no es el responsable de todo eso; así que no le hagas daño poniéndole en medio de los dos. Recuerda que tú eres el adulto, si necesitas ayuda profesional recurre a ella; pero no hagas sufrir a tus hijos sólo porque tú sientas rabia.

 

Rosa Armas

Colegiada T-1670.

Valoras este post?