El Estrés en en el trabajo

La mayoría de las personas han experimentado estrés en el trabajo en algún momento de su vida. En numerosas ocasiones, suele tratarse de situaciones estresantes puntuales que no constituyen mayor problema, por ejemplo, realizar una tarea bajo un plazo establecido.

Sin embargo, cuando los problemas persisten el estrés puede cronificarse, comprometiendo seriamente el bienestar físico y emocional de la persona que lo sufre.El Estrés en en el trabajo

Los factores que pueden desencadenar estrés laboral son: percibir un bajo salario, soportar cargas de trabajo excesivas, pocas oportunidades de crecimiento dentro de la empresa, un trabajo poco estimulante, falta de claridad y demandas contradictorias o sensación de falta de control en las decisiones, entre otros.

A corto plazo, estas vivencias pueden provocar dolor de cabeza, dolor de estómago, trastornos del sueño, irritabilidad, falta de concentración, etc. Pero, si estas situaciones se prolongan en el tiempo, suelen acarrear consecuencias más graves como, ansiedad, depresión, insomnio, obesidad, aumento de la presión arterial y aparición de enfermedades cardiovasculares o debilitamiento del sistema inmunológico.

Recomendaciones para evitar el estrés laboral.

Algunas recomendaciones para enfrentarse al estrés laboral:

  • Identifica tus estresores: durante un par de semanas, haz un registro diario sobre las situaciones estresantes que se han dado y cómo has respondido a ellas. Anota toda la información, Dónde sucedió, quiénes estaban, cómo reaccionaste,… así como, lo que pensaste y sentiste. Esto puede ayudarte a identificar patrones de estrés y factores desencadenantes.
  • Desarrolla respuestas saludables: hacer ejercicio, reservar un tiempo para disfrutar de tus aficiones y tener hábitos de sueño saludables, es decir, dormir lo suficiente, ayudan a combatir el estrés.
  • Establece límites: con las nuevas tecnologías, es posible trabajar desde cualquier sitio y estar disponible las 24 horas del día, lo que difumina el límite entre la vida laboral y la personal. Pon unos límites, por ejemplo, no consultando el correo de la empresa a partir de cierta hora o no contestando al teléfono mientras cenas.
  • Aprende a relajarte: técnicas como la meditación o los ejercicios de respiración profunda, ayudan a combatir el estrés. Evita hacer varias cosas a la vez y concéntrate en una sola tarea.
  • Habla con tu superior: siempre que te sea posible, habla con tu superior en el trabajo para elaborar un plan eficaz que te ayude a gestionar los factores estresantes que has identificado. Algunos factores podrían ser: clarificar tus tareas en la empresa, enriquecer tu trabajo incluyendo tareas que te motiven, hacer algún cambio en el entorno,…
  • Busca apoyo: contar con la ayuda de amigos de confianza y la familia, puede mejorar tu capacidad para manejar el estrés.
  • Por último, si dispones de vacaciones o días libres, no dejes que se pierdan. Siempre que te sea posible, úsalos para relajarte y descansar, de modo que puedas volver al trabajo sintiéndote listo para rendir al máximo.

Solicitar ayuda psicológica

Si bien estas pautas pueden ser de utilidad, se recomienda acudir a un psicólogo, en casos en los que la persona siga sintiéndose estresada en su ambiente laboral. El estrés es una de las causas principales para solicitar ayuda psicológica

Fuente: American Psichological Association.

Cómo manejar el estrés laboral.
4.5 (90.77%) 13 votes