Lo ideal es que, a los adultos, se nos eduque y se nos forme desde que somos niños. Es cierto que, algunas cosas las aprendemos con la experiencia y otras, por ensayo y error, pero, con algunos temas en concreto, es conveniente que sean los padres los que le den información a los niños.

Hablo en esta ocasión, de cómo hablar con los hijos sobre sexo. Sin duda, un tema que, por tradición y cultura, nos resulta muy difícil de tratar con cualquiera, pero sobre todo con los niños.

¿Cómo hablar de sexo con los niños?

Desde siempre ha sido un tema complicado y hasta vergonzoso, seguramente por influencias religiosas, del que se ha evitado hablar con niños y jóvenes. Sin embargo, es necesario hacerlo. Es necesario informar y formar a los más pequeños sobre el sexo para evitar que tengan algunas ideas erróneas sobre ello, así como conductas de riesgo que puedan complicarles la vida, y de esta manera, tengan en el futuro un comportamiento responsable. Al mismo tiempo, hablar con tu hijo sobre sexo, hará que se establezca una relación de confianza.

Cómo hablar con tu hijo sobre sexo

Cómo hablar con los más pequeños sobre sexualidad

Llega un momento en que los niños empiezan a hacer preguntas a los padres sobre sexualidad, sobre las diferencias entre niños y niñas, sobre de dónde o cómo vienen los bebés… Es importante que tú, padre o madre de ese niño que pregunta, no te muestres nervioso o avergonzado con el tema.

Si el niño percibe ese nerviosismo (y siempre lo perciben) puede entender que está haciendo una pregunta sobre algo malo; y que no debe hacerla. Debes mostrarte tranquilo, sereno; y sobre todo, no esquivar la pregunta. De esta forma, un niño entenderá que si tiene preguntas o dudas acerca del tema, puede hacerlas a mamá o papá sin ningún problema

Además de no esquivar la pregunta, deberás ser sincero, sin inventarte cosas. Aunque eso si, tendrás que ajustar tu respuesta en función de la edad del niño y de la información previa que pueda tener. Para saber cuál es la información que tiene, hazle tú algunas preguntas que te aclararán qué es lo que ya sabe.

Habla claro y llama a las cosas por su nombre

Cuando digo “sin inventarte cosas”, también quiero decir que no es necesario poner apodos a los genitales, esto puede llevar a confundir al niño. Si a la rodilla la llamas rodilla y al brazo lo llamas brazo, al pene se le llama pene; que ese es su nombre.

Tampoco es necesario que le des más información de la que te está pidiendo. Es decir; contesta a sus preguntas a medida que las vaya haciendo. De esta forma, resolverá su curiosidad y sabrá que cuando tenga otra duda, puede preguntarla.

Muchos niños que ya no son tan pequeños, han tenido en el colegio alguna charla, o alguna asignatura sobre educación sexual. Una buena forma de iniciar la conversación con tu hijo, puede ser preguntarle sobre esas charlas y sobre si le ha quedado alguna duda que quisiera resolver.

hablar de madre a hija

Cómo hablar de sexo con un adolescente

Para la mayoría de los padres, tratar este tema con un adolescente es todavía más incómodo que con un niño más pequeño. Así que, será mejor que superes ese pudor porque, no hablar con un hijo adolescente sobre sexo en ningún momento, es una verdadera equivocación de los padres. Si lo piensas bien, es un tema como otro cualquiera, el carácter vergonzoso se lo ponemos nosotros.

En el caso de un chico o una chica adolescente, suelen tener ya bastante información sobre sexo, no sólo por esas charlas del colegio de las que hablaba antes, sino también porque, mensajes de tipo sexual se encuentran en todas partes, medios de comunicación, redes sociales, entre los amigos, etc.

Repito que lo ideal sería que tuvieran la mayor parte de la información de manos de sus padres. Así que, para sacar el tema e iniciar una conversación, puede valer cualquier momento; la escena de una película, la letra de una canción o una noticia en televisión. Sólo es cuestión de aprovechar la ocasión para hablarlo.

Y puesto que, la conversación será probablemente algo incómoda para los dos, sentarte frente a tu hijo y mirarle a los ojos puede que no sea lo más acertado. Aprovecha cuando estés haciendo alguna tarea junto con tu hijo; será algo menos formal y más relajado. Es muy socorrido, para hablar de temas delicados, aprovechar un viaje en coche; ya que es más fácil evitar el contacto visual.

Con un adolescente, deberás proceder igual que con un niño más pequeño; utilizar los términos correctos. Es decir, llamar a las cosas por su nombre. Pero recuerda que seguro tu hijo ya tiene mucha información; así que no le hables como si no supiera nada; o peor aún, como si fuera un niño pequeño.

No le des un sermón

Mantén una conversación; escucha lo que tiene tu hijo que decir. Porque eso de darle lo que ellos llaman un sermón, los adolescentes lo llevan muy mal.

No pretendas hablar de todo lo que tú quieres en diez minutos. Habla de lo que surja en ese momento y proponle seguir hablando del tema en otro momento. Pero no hables sólo tú; escucha también lo que él tenga que decir y opinar.

Ya a ciertas edades, es importante hacer hincapié en que si se tiene sexo, ha de ser de manera segura y responsable. Y esto no es sólo para las chicas; por el riesgo de un embarazo no deseado.

Con los chicos también es importante hablar de esto. Para ellos, igual que para las chicas, también existe el riesgo de enfermedades de transmisión sexual.

Tu hijo o hija debe tener claro que, tener sexo sin protección, puede traerle unas consecuencias que pueden perjudicar su vida.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Cómo hablar con tu hijo sobre sexo
4.6 (92%) 10 votes