El Maltrato Psicológico

Seguramente estamos todos cansados de oír en los medios de comunicación, noticias acerca de la violencia de género. Son noticias que se dan cada vez con más frecuencia y que nos sobrecogen. Yo diría que el cien por cien de los casos que oímos se refieren a maltrato físico. Pero hay otro tipo de maltrato que es bastante menos notorio y deja menos señales físicas; pero que es tan devastador como éste, y es el maltrato psicológico.

El maltrato psicológico es una conducta de agresión verbal, intimidación y desprecio a una persona que se hace de manera continua. En este tipo de maltrato se utiliza sobre todo la desvalorización de la otra persona. Por lo general, este maltrato se da más en mujeres pero no exclusivamente, también existe en hombres. Y aunque se suele asociar con una mala relación de pareja,  se puede encontrar también en el trabajo y en la familia. A diferencia del maltrato físico, el psicológico no deja huellas visibles, por lo que es el más difícil de identificar y de demostrar.El Maltrato Psicológico

Hay personas que, recibiendo este tipo de trato, no son conscientes de él… bien porque lo consideren normal a pesar del daño que les produce; o bien porque se culpabilizan de que la otra persona tenga esas reacciones con ella.

Debido a esa culpabilidad que siente la persona que es agredida, termina justificando la conducta agresiva como algo que ella misma ha provocado.

Las conductas de maltrato psicológico

Te describo aquí algunas de las conductas que se consideran maltrato psicológico si se dan de manera reiterativa:

  • La víctima es tratada de forma despectiva por el agresor; la ridiculiza, la insulta y le grita, infravalora sus capacidades, le recuerda sus fallos constantemente. Para el agresor, él es perfecto; y es la víctima quien hace todo mal y la que merece toda crítica. Lo peor de esto es que la víctima puede terminar creyendo lo que escucha, y pensando que es la que no hace nada a derechas.
  • El agresor suele amenazar con una posible agresión física o con el abandono. Conoce perfectamente la dependencia que tiene de él su víctima. Puede tener alguna conducta agresiva, como por ejemplo dar golpes o romper alguna cosa; solo con el objetivo de intimidar a la otra persona.
  • El agresor suele ser una persona muy celosa que llega a controlar hasta la forma de vestir de su víctima. La otra persona se adaptará a sus exigencias para que no se enfade.
  • Es muy habitual que el agresor quiera controlar a la víctima en todo momento, a dónde va, con quién va, qué está haciendo. Puede llegar a revisar su correo o su teléfono.
  • El maltratador controla la economía de la casa para que la víctima no pueda ser independiente económicamente.¡; o bien le obliga a justificar los gastos. Además infravalora sus capacidades, con el fin de que no opte a una mejora en el terreno laboral y de esta forma siga dependiendo de él
  • Procura aislar a la víctima de sus amigos y su familia, haciendo incluso comentarios despectivos acerca de ellos, o la ridiculiza delante de éstos.

Consecuencias del maltrato psicológico

Recibir este tipo de trato de manera constante tiene una serie de consecuencias, en primer lugar una bajada de autoestima, aunque, se sabe que son las personas con autoestima baja las que son más vulnerables a recibir este tipo de trato.

Además, el sentimiento de culpa es también común en las personas que han sido maltratadas. Por supuesto, se dan altos niveles de ansiedad y de estrés que puede hacerse crónico. Otras consecuencias del maltrato son, problemas para dormir, dolores de cabeza, hipertensión, aislamiento social y familiar, no sólo por imposición de su agresor, sino también por decisión propia, etc.

Se ha descrito un perfil con rasgos característicos de un maltratador. Estos rasgos son; se trata de personas controladoras, personas con muy poca empatía y con poca tolerancia a la frustración, suelen tener cambios de humor muy bruscos, tienen una actitud agresiva pero sólo con su víctima. Fuera de ese ámbito, son personas amables y encantadoras, por lo que, la persona agredida no suele contar lo que está viviendo por miedo a que nadie la crea.

Si alguien interactúa contigo de esta manera, no te quedes ahí esperando a que cambie o pensando que podrás cambiarle. Nadie cambia a no ser que él mismo quiera y esto no suele pasar por arte de magia. Lo mejor que puedes hacer es marcharte, aléjate de esa persona, busca apoyo de alguien de confianza si no puedes solo/a y busca ayuda profesional si crees que la necesitas.

Rosa Armas. Colegiada T-1670

 

Valoras este post?